La tilde: cuándo utilizarla

Es preciso aprender a distinguir el acento prosódico –la especial entonación con que se pronuncia la sílaba tónica, existente en todas las palabras– del acento gráfico o tilde –esa rayita oblicua con que, en los casos prescritos, se representa en la escritura el acento prosódico–. Dado que estamos habituados a ver tildes fuera de lugar y, especialmente, multitud de palabras que, por arte de birlibirloque, se han visto privadas de ella, me ha parecido oportuno recordar una serie de reglas básicas sobre su uso, que son las que expongo a continuación.

Se añadirá siempre la tilde:

–En las palabras agudas (aquellas cuya sílaba tónica o acentuada es la última) que terminan en vocal, n o s (balón, cajón, maná, cañí, salís, vestís…). Quedan fuera de esta regla las agudas monosílabas (ras, las, son, mis, no, ton…), salvo que existan palabras homónimas cuya diferenciación sea preciso poner de manifiesto, como vemos en los ejemplos que siguen:

Más mas: Más vale esto que nada – Este equipo vence, mas no convence.

Dé de: No me las gracias – No soy de aquí.

–Determinantes artículos determinados / Pronombres personales: El profesor está en clase – Él no sabe nada de música.

Sé se: lo que tengo que hacer – Se lo dije ayer.

Mí mi: A no me dieron nada – Mi casa está cerca del parque.

Té te: Me apetece un con pastas – No te lo creas.

(Las tildes de las anteriores son diacríticas. Estas también aparecen en algunas palabras con valor exclamativo o interrogativo, como son los casos de dónde, adónde, qué, cómo, cuándo, cuál, cuán y quién).

–En las palabras llanas (aquellas cuya sílaba tónica o acentuada es la penúltima) que no terminan en vocal, n o s (carácter, látex, cérvix, trébol, cáliz, hábil…).

–En todas las palabras esdrújulas o sobreesdrújulas, que son aquellas cuya sílaba tónica o acentuada es la antepenúltima o una aún anterior, respectivamente (esdrújula, brújula, último, cánula, híbrido, látigo, cuéntaselo…).

Para separar algunas sílabas (y, por tanto, saber en cuál de ellas recae el acento), hay que conocer de antemano la distinción entre los hiatos y los diptongos. Un hiato es la unión de dos vocales abiertas (a, e, o), mientras que un diptongo es la unión de dos vocales cerradas (i, u) o de una vocal abierta y una cerrada.

Las dos vocales que forman un hiato nunca formarán parte de la misma sílaba, sino que pertenecerán a sílabas distintas. Por ejemplo: tetraedro (te-tra-e-dro), caoba (ca-o-ba), faena (fa-e-na), boa (bo-a), león (le-ón), feo (fe-o), etc.

Las dos vocales que forman un diptongo pertenecerán, con carácter general, a la misma sílaba. Por ejemplo: ciudad (ciu-dad), fiera (fie-ra), cielo (cie-lo), feudo (feu-do), diente (dien-te), triángulo (trián-gu-lo), etc.

Existe una excepción a la regla anterior: se separarán las dos vocales que forman un diptongo siempre y cuando una de ellas sea cerrada y sobre ella recaiga toda la fuerza de la pronunciación. En ese caso se dice que dicha vocal cerrada tónica rompe el diptongo. Por ejemplo: caída (ca-í-da), reúma (re-ú-ma), ahínco (a-hín-co –La hache no tiene pronunciación, por lo que, a efectos de crear diptongos o hiatos, es como si no existiera), ahí (a-hí), vahído (va-hí-do), aún (a-ún), etc.

Dicho todo lo anterior, solo nos queda añadir que, con carácter general, y en contra de como fue hasta hace algunos años, los pronombres demostrativos (este, esos, aquellas, estas, ese…) y la palabra solo, ya sea adverbio o adjetivo, se escriben siempre sin tilde, respetando las reglas arriba expuestas, salvo que haya riesgo de ambigüedad en el sentido de la oración. He aquí un par de ejemplos:

             –Solo / sólo: Comeré solo entre semana (nadie me acompañará a la mesa) – Comeré sólo entre semana (el fin de semana ayunaré).

             –Esos / ésos: ¿Por qué compraron esos pasteles? (¿por qué de limón y no de crema?) – ¿Por qué compraron ésos pasteles? (no debían haberse molestado…).

Tags:

También te puede interesar:

Antes de enviar un escrito, compruebe estos detalles

02/09/2016

Desde-hasta, de-a y entre-y

22/06/2015

«Punto final», no «punto y final»

04/04/2015