«Rebelar» y «revelar»

En ocasiones, incurrir en faltas de ortografía puede salir muy caro. A los estudiantes del municipio alicantino de Sant Joan, desde luego, no se puede decir que les favoreciera. Remontémonos a finales de 2010. La consejería de Educación pretendía aumentar la jornada lectiva en media hora. Ante esta cruel amenaza, los alumnos se echaron a la calle y emprendieron una marcha desde la Plaza de la Constitución hasta el ayuntamiento.

El caso es que un pequeño detalle hizo que el golpe de suerte que tuvieron los chicos al contar con la presencia de varios medios de comunicación –que iban a dotar al problema de interés nacional– se convirtiera en un argumento a favor de los planes de Educación. En una de las pancartas que portaban los estudiantes se podía leer: San Juan se revela, Font de Mora a la hoguera.

Revelación, en cuanto a descubrimiento de algo ignorado, es lo que, a buen seguro, tendría el sentenciado, a la sazón consejero del ramo, cuando confirmó frente al televisor que los alumnos que se rebelaban (es decir, «oponían resistencia») contra su proyecto probablemente necesitarían más de media hora de ampliación diaria para cubrir sus lagunas educativas.

Tags:

También te puede interesar:

Antes de enviar un escrito, compruebe estos detalles

02/09/2016

Desde-hasta, de-a y entre-y

22/06/2015

«Punto final», no «punto y final»

04/04/2015