«Qué mala suerte tuvo», no «qué mala suerte que tuvo»

En oraciones ponderativas iniciadas con las palabras «qué», «cuánto» o «menudo», es superfluo el uso de la conjunción «que» antes del verbo. ¿Por qué decir «¡Qué mala suerte que tuvo!» o «¡Qué poca vergüenza que tienes!», si podemos decir «¡Qué mala suerte tuvo!» o «¡Qué poca vergüenza tienes!»? Del mismo modo, no digamos «Menudo golpe que se ha pegado», pudiendo decir «Menudo golpe se ha pegado», ni «¡Cuántas respuestas que dio!», si disponemos de una opción mucho más adecuada, como es «¡Cuántas respuestas dio!». En estos casos, la conjunción «que» es innecesaria y debería evitarse a toda costa.

Tags:

También te puede interesar:

Antes de enviar un escrito, compruebe estos detalles

02/09/2016

Desde-hasta, de-a y entre-y

22/06/2015

«Punto final», no «punto y final»

04/04/2015