Prever y proveer

Captura de pantalla 2014-06-11 a la(s) 21.37.36

En anteriores artículos he advertido del peligro que entrañan los parónimos, debido a nuestra probada propensión a mezclar unos con otros. En el caso que nos ocupa, ¿quién no ha oído nunca la conversión, por arte de birlibirloque, de prever en preveer? Obviamente, la causa de esta confusión radica en la coexistencia de los parónimos prever y proveer. Vamos a analizar cada uno de ellos.

El verbo prever significa «ver con anticipación», «conocer, conjeturar por algunas señales o indicios lo que ha de suceder» o «disponer o preparar medios contra futuras contingencias». Hemos de tener en cuenta que se conjuga como el verbo ver; así preveremos errores de bulto, como el de transformar su pretérito perfecto simple en preveíste, preveí o preveyó (cuando sus formas correctas son previste, preví o previó; estas dos últimas se escriben con tilde, a diferencia de vi o vio, que son monosílabos). El participio de prever es irregular: previsto.

El verbo proveer, por su parte, tiene como acepciones más frecuentes la de «preparar, reunir lo necesario para un fin» y la de «suministrar o facilitar lo necesario o conveniente» para este. Se conjuga como el verbo leer y dispone de un participio regular (proveído) y otro irregular (provisto), siendo correcto indistintamente el uso de ambos, aunque el segundo es mucho más frecuente.

 

Tags:

También te puede interesar:

Antes de enviar un escrito, compruebe estos detalles

02/09/2016

Desde-hasta, de-a y entre-y

22/06/2015

«Punto final», no «punto y final»

04/04/2015