Por qué, por que, porque y porqué

mourinho por qué

Estamos ante uno de los sonidos cuyas diversas formas el usuario utiliza sin haberse leído el folleto de instrucciones, de tal manera que, cuando ha de usar una de ellas, tira al aire todas las que hay disponibles y escoge la primera que cae en el centro de la hoja. La realidad es que no es tan difícil aprender a utilizarlas y solo lleva escasos minutos.

Utilizaremos por qué cuando formulemos un interrogante o pregunta, ya sea con o sin signos de interrogación. He aquí algunos ejemplos:

           –¿Por qué te fuiste tan pronto?

           –No sé por qué me contestaste de ese modo.

           –Te diré por qué lo hice.

Para responder a las preguntas recién planteadas, recurriremos a la forma porque:

           –Me fui precipitadamente porque no quería perder el autobús.

           –Te contesté así porque no me gustó que me lo preguntaras.

           –Lo hice porque así lo consideré oportuno.

En los ejemplos anteriores, porque actúa como conjunción causal y siempre deberá escribirse en una sola palabra. Sin embargo, cuando se emplee como conjunción final (esto es, equivalente a para que, yendo siempre seguida de un verbo en subjuntivo), podrá escribirse indistintamente en una o dos palabras:

           –Haré cuanto esté en mi mano por que a tu hijo no le falte de nada.

           –Hicieron lo posible porque la carta llegara a su destino a tiempo.

La forma por que se utilizará para sustituir a las formas por lo que, por el que, por la que, por los que y por las que (así como por el cual, por la cual, por los cuales y por las cuales), de tal manera que podemos verla en oraciones como estas:

           –El motivo por que estoy aquí es que debía daros esta noticia.

           –La enfurecida jauría por que salió corriendo se cansó de perseguirlo.

           –Son muchas las razones por que ya no vivo con mis padres.

También se empleará la forma por que cuando a la preposición por exigida por un verbo, sustantivo o adjetivo le siga la conjunción subordinante que:

           –No debemos preocuparnos por que este problema vuelva a repetirse.

           –Los niños estaban locos por que los lleváramos al circo.

Por último, usaremos la forma porqué cuando se trate de un sustantivo:

           –Necesito saber el porqué de tu enfado.

           –Hay muchos porqués que nos tienen que explicar.

En este último supuesto, porqué significa «causa o motivo».

Tags:

También te puede interesar:

Antes de enviar un escrito, compruebe estos detalles

02/09/2016

Desde-hasta, de-a y entre-y

22/06/2015

«Punto final», no «punto y final»

04/04/2015