Parónimos

Los parónimos son palabras que se asemejan entre sí por el sonido, pero se escriben de forma diferente y tienen distintos significados.

En nuestro rico idioma podemos encontrar muchos casos de paronimia. Por ejemplo, embalse y envase; maya y malla; vestir, embestir y envestir; avalar y abalorio; tuvo y tubo; vaya, valla y baya; callado y cayado; haya, aya, halla y allá, y un largo etcétera. 

Aunque la familia es mucho más amplia, sirvan estos ejemplos para cerciorarnos de la importancia de afinar nuestra atención a la hora de emplearlos y prevenir, así, errores de bulto. Y, en caso de duda, usemos siempre el diccionario.

 

Tags:

También te puede interesar:

Antes de enviar un escrito, compruebe estos detalles

02/09/2016

Desde-hasta, de-a y entre-y

22/06/2015

«Punto final», no «punto y final»

04/04/2015