No hay tutía

La expresión «no hay tutía» es utilizada frecuentemente en situaciones en las que algo no tiene solución. Lo que muchos no saben es que la palabra tutía (que no tu tía) procede del término árabe tutiya, que hace referencia a un ungüento (formado con el hollín resultante de fundir el cobre) que se utilizaba antiguamente para remediar enfermedades de los ojos. Con el tiempo, la palabra llegó a utilizarse como sinónimo de medicina o remedio, y la lengua finalmente acuñó la expresión que tanto empleamos hoy, como en siglos atrás, cuando carecemos de la solución a un problema.

Tags:

También te puede interesar:

Antes de enviar un escrito, compruebe estos detalles

02/09/2016

Desde-hasta, de-a y entre-y

22/06/2015

«Punto final», no «punto y final»

04/04/2015