Motu proprio

La locución latina motu proprio (literalmente, «con movimiento propio»; es decir, «voluntariamente o por propia iniciativa») no debe ir nunca precedida de una preposición. ¿Quién no ha oído decir a menudo lo hizo de motu proprio o –peor aún– de motu propio? Lo extraño es encontrar personas que sean conscientes de que estas expresiones suponen una profanación de la lengua de sus lejanos antepasados. Un uso correcto de esta locución es el de quien afirma que un servidor ha escrito motu proprio este artículo para salir en defensa del latín.

 

Tags:

También te puede interesar:

Antes de enviar un escrito, compruebe estos detalles

02/09/2016

Desde-hasta, de-a y entre-y

22/06/2015

«Punto final», no «punto y final»

04/04/2015