El Señor de las Moscas (William Golding)

Unknown

Una treintena de niños ingleses de entre seis y doce años sobrevive tras estrellarse el avión en el que viajaba en una isla desierta. No hay ningún adulto vivo en el grupo. Tras inspeccionar el terreno, los niños deciden organizarse para subsistir y nombrar un jefe. Los principales candidatos son dos chicos con madera de líder, Ralph y Jack, y es el primero quien termina siendo el elegido.

Sin embargo, poco a poco comienza a desencadenarse una lucha por el poder entre ambos, pues Jack no está dispuesto a renunciar a este bajo ningún concepto. De lo que parecía una armoniosa convivencia se van abriendo paso conflictos de toda índole hasta que el caos se apodera de la isla, no habiendo ya modo alguno de recuperar el control.

En El señor de las moscas, Golding consigue activar nuestra imaginación a través de maravillosas descripciones, que nos convierten en uno más de los habitantes de la isla, sumergiéndonos en sus encantos e inyectándonos el mismo miedo que ellos sienten a causa de los espejismos que dibuja su mente.

El autor, además, incide en la importancia de respetar las normas de convivencia establecidas, pues su relajación solo puede desembocar, a medio o largo plazo, en un estado de corrupción del alma y terror que pone en peligro la paz y la vida.

No obstante, son muchas y muy variadas las interpretaciones y lecturas de que puede ser objeto este estudio sobre la condición humana. Unos pueden ver que el hombre necesita de un entorno civilizado para seguir actuando como tal; otros, que algunas normas sociales pueden parecer absurdas y carentes de sentido, pero es preciso cumplirlas o, en su caso, cambiarlas de común acuerdo, ya que de su infracción arbitraria puede derivarse el desatamiento de instintos salvajes latentes en el cerebro humano.

La novela va adquiriendo un interés cada vez mayor conforme el lector avanza en sus páginas, hasta alcanzar un ritmo frenético en su parte final. Su sorprendente desenlace dejará a más de uno clavado en su sillón meditando sobre la historia y su mensaje hasta haberse repuesto de tan intensas emociones.

 

Tags:

También te puede interesar:

Antes de enviar un escrito, compruebe estos detalles

02/09/2016

Desde-hasta, de-a y entre-y

22/06/2015

«Punto final», no «punto y final»

04/04/2015