El imperativo en la segunda persona del plural

Unknown

El modo imperativo denota mandato, exhortación, ruego o disuasión. En el uso de los imperativos en segunda persona del plural, se cometen a diario muchos errores, por lo que vamos a centrarnos en ellos en este artículo.

El imperativo acabado en -r –coincidiendo con la forma del infinitivo– solo es válido cuando va precedido de la preposición «a» («¡A trabajar!») o cuando la orden no se dirige a personas concretas, sino a una generalidad («No fumar», «Conducir con precaución», etc.).

La forma correcta en la mayoría de los casos se construye sustituyendo la -r final del infinitivo por una -d: «Haced los deberes», «Volved pronto», «Masticad con la boca cerrada»…, salvo cuando se habla de usted (recurriéndose a la misma forma que en la tercera persona del plural), supuesto en el que se emplea el presente de subjuntivo: «Hagan los deberes», «Vuelvan pronto», «Mastiquen con la boca cerrada». De idéntica manera, se utilizará el presente de subjuntivo cuando el imperativo se use en forma negativa, tanto si se habla de como de usted: «No hagáis ruido», «No empiecen otra vez», etc.

Sin embargo, en los verbos reflexivos suele desaparecer la -d, añadiéndose el pronombre correspondiente: «Duchaos», «Meteos en la cama»… Excepción de esta última regla es el verbo «ir», que, si hablamos de «tú», en su forma reflexiva sería «idos de aquí» (no «iros», ni «íos»). En el imperativo negativo, los verbos reflexivos respetan el uso del presente de subjuntivo, incluyendo también el pronombre: «No os hagáis daño», «No se vayan todavía»…

Tags:

También te puede interesar:

Antes de enviar un escrito, compruebe estos detalles

02/09/2016

Desde-hasta, de-a y entre-y

22/06/2015

«Punto final», no «punto y final»

04/04/2015