El hombre en busca de sentido (Viktor E. Frankl)

Unknown

Una serie de casualidades y carambolas afortunadas salvó al psiquiatra austríaco Viktor E. Frankl de fallecer en el campo de concentración de Auschwitz, un lugar en el que las probabilidades de sobrevivir se reducían a una entre veintiocho.

De sus experiencias en ese campo da buena cuenta en este libro, que convierte en un ensayo sobre la psicología humana en unas circunstancias en las que el hombre parece haber perdido su condición: se convierte en un número y es insultado, explotado, flagelado, torturado y asesinado en cámaras de gas.

Sin embargo, Frankl quiere demostrar la veracidad de las palabras de Nietzsche cuando afirmaba: «Quien tiene un porqué para vivir, encontrará casi siempre el cómo». Por ello, sostiene que «el hombre que se hace consciente de su responsabilidad ante el ser humano que le espera con todo su afecto o ante una obra inconclusa no podrá nunca tirar su vida por la borda; conoce el porqué de su existencia y podrá soportar casi cualquier cómo».

Otro aspecto sobre el que también llama la atención el autor es el de la libertad de que sigue disponiendo el ser humano, aun en esas lamentables y críticas condiciones, para elegir actuar dignamente o no; y, especialmente, para adoptar una actitud más o menos adecuada ante los grandes problemas que le afligen. Como dice Frankl, «en realidad no importa que no esperemos nada de la vida, sino si la vida espera algo de nosotros».

En la última parte del libro, el psiquiatra nos ofrece una exposición sobre su doctrina terapéutica: la logoterapia –conocida por muchos como «la tercera escuela vienesa de psicoterapia»–, que se centra en el significado de la existencia humana y en la búsqueda de dicho sentido por parte del hombre. Por ello, el propio Frankl asevera que «el sufrimiento, más que un síntoma neurótico, puede muy bien ser un logro humano, sobre todo cuando nace de la frustración existencial». De ahí que el cometido de la logoterapia sea ayudar al paciente a encontrar el sentido de su vida.

Tags:

También te puede interesar:

Antes de enviar un escrito, compruebe estos detalles

02/09/2016

Desde-hasta, de-a y entre-y

22/06/2015

«Punto final», no «punto y final»

04/04/2015