Diferencia entre «debes» y «debes de»

Debía de ser un lunes el día en que me convencí de que debía escribir un artículo para explicar la diferencia de sentido entre las expresiones «deber» y «deber de», tras percatarme de que venía siendo habitual usar indistintamente una u otra, como si quisieran decir la misma cosa.

El verbo «deber» funciona como auxiliar en perífrasis de infinitivo, pero estas pueden tener distintos significados según se le añada o no la preposición «de». Así pues, «deber de» indica probabilidad o suposición, como podemos ver en los siguientes ejemplos:

–Mis tíos deben de haberse marchado, pues en la casa reina el silencio.

Deben de ser ya las nueve, porque el informativo acaba de empezar.

–Tu sobrino debe de estar estudiando mucho, dadas sus buenas notas.

Por el contrario, «deber» –a secas– denota obligación, como podemos apreciar en estas oraciones:

Debes esforzarte más si quieres lograr tus objetivos.

–Ese delantero debe marcar a menudo para evitar la ansiedad.

–Su hijo deberá dedicar más horas al estudio para poder pasar de curso.

La lengua culta también admite el uso de «deber», sin preposición, con sentido de probabilidad. Sin embargo, «deber de» nunca podrá indicar obligación (de manera que podemos decir «Debe ser ya de noche», pero nunca «Debe de darse prisa si quiere llegar a tiempo»).

Tags:

También te puede interesar:

Antes de enviar un escrito, compruebe estos detalles

02/09/2016

Desde-hasta, de-a y entre-y

22/06/2015

«Punto final», no «punto y final»

04/04/2015