Desde-hasta, de-a y entre-y

En español, muchos movimientos, períodos de tiempo y espacios comienzan con una preposición y no finalizan hasta que otra acude en su ayuda. También expresamos oscilaciones entre valores usando una preposición y la conjunción que le corresponde, y solo es posible hacerlo con corrección comunicando esta última con aquella.

Podemos dar un sinfín de ejemplos, pero bastará con uno para cada caso:

Desde Santurce hasta Bilbao, vengo por toda la orilla.

Las temperaturas variarán entre los nueve y los veintidós grados.

De mi casa a la oficina hay treinta kilómetros.

Lo que hay que tener en cuenta es que solo son correctas las construcciones que contienen los ejemplos anteriores, a saber: desde-hasta, de-a y entre-y. Por tanto, no es recomendable combinarlas, por más que nos hayamos acostumbrado a oír expresiones del tipo Desde Santurce a Bilbao, Las temperaturas oscilarán entre los tres a los catorce grados o De mi casa hasta la oficina se ven muchos comercios cerrados.

Tags:

También te puede interesar:

Antes de enviar un escrito, compruebe estos detalles

02/09/2016

«Punto final», no «punto y final»

04/04/2015

«Statu quo», no «status quo»

02/03/2015