Aguzar y agudizar

img3

Uno de los obstáculos que, previsiblemente, dificultarán la salida de la crisis económica es, sin duda, que ya casi no quedan emprendedores que agucen el ingenio, sino un buen puñado de ciudadanos que, con su escasez de recursos lingüísticos y su desatino verbal, solo contribuyen a agudizar el problema.

No quiero tirar piedras contra mi propio tejado, pero no por ello voy a dejar de denunciar, desde esta sección, la responsabilidad de los medios de comunicación en la transmisión de verdaderos dislates a las bocas de sus lectores u oyentes. ¿Sería mucho pedir que se abstengan de inventar palabros y de cambiar el significado de los verbos?

Según el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, el verbo aguzar, en una de sus acepciones, significa “despabilar, afinar, forzar el entendimiento o un sentido, para que preste más atención o se haga más perspicaz”. Al mismo tiempo, en él se define el verbo agudizar como “hacer agudo algo” o, “dicho de una enfermedad: agravarse”. Sabiendo esto, ¿por qué insistir en agudizar el oído? Más bien, agucemos nuestra atención para no agudizar el analfabetismo general.

Tags:

También te puede interesar:

Antes de enviar un escrito, compruebe estos detalles

02/09/2016

Desde-hasta, de-a y entre-y

22/06/2015

«Punto final», no «punto y final»

04/04/2015