Una «abertura» y una «apertura» no son lo mismo

Aunque comparten etimología, conviene no confundir los términos «abertura» y «apertura» en determinados contextos.

«Abertura» hace referencia, en la mayoría de los casos, a un hueco, hendidura o agujero, o bien a una grieta. También se usa, aunque minoritariamente, para designar la acción o el efecto de abrir o abrirse y, muy esporádicamente, con otros significados.

«Apertura», por su parte, suele emplearse para referirse a la acción o efecto de abrir o abrirse algo que está cerrado, o para dar comienzo a un acto institucional, un expediente o una temporada, así como para designar una actitud de transigencia o bienvenida a cambios ideológicos, políticos, sociales y a innovaciones de cualquier naturaleza.

Vamos a ver algunos ejemplos:

– El rector presidió el acto de apertura del nuevo curso (no de «abertura»).

– Descubrimos una pequeña abertura en la pared (no una «apertura»).

– Procedimos a la apertura de la caja fuerte (se admite «abertura», pero su uso está mucho menos extendido).

– Se aprecia una progresiva apertura de su país al capitalismo (no una «abertura»).

Tags:

También te puede interesar:

Antes de enviar un escrito, compruebe estos detalles

02/09/2016

Desde-hasta, de-a y entre-y

22/06/2015

«Punto final», no «punto y final»

04/04/2015